Complejo panorama

Dos empresas belgas atentas al calendario electoral uruguayo

De ganar en octubre la presidencia el Frente Amplio, Katoen Natie y Jan De Nul verán su futuro comprometido ante las cuestionadas obras de ampliación en el puerto de Montevideo.

 En Uruguay, dos empresas belgas aguardan con suma preocupación la llegada del próximo 27 de octubre, día en el que tendrán lugar las elecciones presidenciales y parlamentarias de aquél país.

El temor viene por el lado de las encuestas que hoy posicionan al Frente Amplio como gran favorito en los comicios.

Katoen Natie, propietaria del 80% de la Terminal Cuenca del Plata en el puerto de Montevideo, y Jan De Nul, firma a cargo de los trabajos de un cuestionado proyecto de ampliación en la terminal portuaria saben que un triunfo frentista puede complicarles las cosas.

El primer cuestionamiento pasa porque Katoen Natie gerencia la única terminal de contenedores del puerto por una cuestionada renegociación del contrato llevada a cabo en 2021 por la administración de Lacalle Pou.

Criticado desde su inicio por los principales referentes del Frente Amplio, la operadora belga obtuvo una extensión de la concesión por otros 60 años, o sea hasta 2081, cuando la ley estipula un máximo de 50 años para estos casos.

"El monopolio de Katoen Natie debilita los conceptos de eficiencia y confiabilidad en el puerto", destacó Alejandra Koch, directora por el Frente Amplio de la Administración Nacional de Puertos del Uruguay al programa Nada Que Perder.

Con palabras más duras, el columnista Sebastián Artigas se refirió a la "entrega colonial del Puerto de Montevideo" a partir del acuerdo establecido entre el gobierno de Lacalle Pou y Katoen Natie.

Asimismo, denunció "todas las irregularidades legales que cometió el gobierno para implementar el acuerdo" que "amenazan con convertirse en una fuente de crisis política y legal".

Para Silvia Etchebarne Vivian, Magister en Logística y Gestión Portuaria, "hay que reconocer una estrategia exitosa aplicada por el staff de una empresa transnacional, dado los claros beneficios obtenidos en el mismo para Katoen Natie, en detrimento de los perdidos por la ANP y que inciden en los costos portuarios del comercio exterior del país y que, por lo tanto, afecta a todos los uruguayos, además de las afectaciones a terceros operadores que en el marco de la ley operan hasta el presente en muelles públicos".

Precandidata presidencial

Carolina Cosse quien acaba de pedir licencia sin goce de sueldo en la Intendencia de Montevideo para abocarse a la campaña electoral, que la tiene como precandidata a la presidencia de la República por el Frente Amplio es una dura crítica de esta concesión y de los trabajos de ampliación que se están llevando a cabo.

Carolina Cosse, precandidata a la presidencia de la República por el Frente Amplio 

En base a cuestionamientos del Ministerio de Ambiente, la intendencia de Montevideo criticó el proyecto por "no contar con los informes y estudios necesarios". En ese sentido, se presentaron observaciones iniciales a una obra que implica un cambio sustancial para el espacio público y el paisaje montevideano.

Cosse destacó asimismo que desde el año 1986 rige un decreto del entonces presidente Julio María Sanguinetti, declarando patrimonio histórico cultural a la rambla de Montevideo, incluyendo en el decreto a la escollera Sarandí.

"Este proyecto generaría una pared de más de dos metros en la escollera que afectaría de manera irreversible esa visual patrimonial", afirmó.

Cosse también expuso la afectación de la movilidad en esa zona, tanto en el período de obra como de operación, por lo que pidió un plan concreto de contingencias para el tránsito. Lo mismo planteó la intendenta desde el punto de vista ambiental y advirtió sobre la posible afectación en las playas de la zona. "Nos falta mucha información", resaltó.

El ingeniero Guillermo Moncecchi, director de Desarrollo Ambiental de la Intendencia de Montevideo y hombre de confianza de Carolina Cosse, defendió las mayores exigencias de la intendencia en torno a diversos proyectos impulsados por el gobierno nacional. El funcionario también cuestionó la postura de la Comisión de Patrimonio en relación con las nuevas obras en el puerto.

Justamente en el tema ambiental es donde entra a jugar Jan De Nul, que llevó a Montevideo la mega draga Willem Van Rubroeck.

Con 151 metros de eslora y 36 de manga, esta draga de corte tiene el poder y tamaño necesario para hacer frente a suelos rocosos más duros, así como a condiciones difíciles del clima y oleaje.

El daño ambiental que puede producir tan profundo dragado en la Bahía de Montevideo aún está por verse y ya ha movilizado a más de una ONG ecologista de la región.

Entre los principales reclamos está la falta de presentación de un estudio de impacto ambiental definitivo en el que queden claramente establecidas todas las conclusiones ambientales sobre aumento de la turbidez durante la ejecución del dragado, la evaluación toxicológica de los sedimentos para su disposición, la dispersión de los sedimentos en el vertido del material dragado, las modificaciones en los patrones de circulación en la zona de proyecto y los efectos sobre la biodiversidad del río.

Temas relacionados
Más noticias de Puertos uruguayos
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.