En la era Milei

Tres empresas estatales vinculadas al transporte son las únicas que recibieron auxilio del Tesoro

Avanza a paso firme el plan de racionalización de las empresas del Estado. Ya comenzaron a dar de bajas contratos y despedir personal sobre asignado.

 El monto no es menor. Fueron u$s 5.000 los millones los que la Casa Rosada gastó en 2023 para auxiliar a las empresas estatales, la enorme mayoría de ellas con balances en rojo.

Tal cual lo anticipado durante la campaña electoral, el Presidente Javier Milei impulsa una fuerte política privatizadora para estas empresas, aunque sabe que antes deberá recortar sus gastos para que sean atractivas a posibles oferentes del mercado.

El inicio fue ambicioso: incluyó en la Ley Ómnibus a 40 firmas sujetas a privatización, pero debió acordar con Diputados y al cierre de esta edición, la lista estaba restringida a 27. Las 13 empresas restantes solo podrán ser privadas, pero en una proporción, no en su totalidad. Ahora, con el proyecto regresando a comisión, todo vuelve a fojas cero, aunque el proceso de racionalización no se detiene.

Las estatales del sector transporte y logística sujetas a privatización que figuran en el proyecto de Ley Ómnibus antes que se cayera la negociación en Diputados son: Administración General de Puertos S.E, Aerolíneas Argentinas S.A, Empresas Argentina de Navegación Aérea SE, Fábrica Argentina de Aviones "Brigadier San Martín" SA, Ferrocarriles Argentinos SE, Intercargo S.A.U, Playas Ferroviarias de Buenos Aires SA, Talleres Navales Dársena Norte SACI y N., Belgrano Cargas y Logísticas SA, Administración de Infraestructura Ferroviarias S.E, Operadora Ferroviaria S.E.

En algunos casos, como Aerolíneas Argentinas, nombraron para presidirla a Fabián Lombardo, un directivo que ya se desempañaba en la compañía; en otros, como la Administración General de Puertos, quien llegó a liderarla fue Fabián Benvenuto, que vino de afuera y ya arrancó con un recorte de personal que al menos en esta primera etapa abarca a contratados y a sobre asignados.

Finalmente, hay varios casos en los que nada pasó hasta ahora, y continúan los mismos de los tiempos de Alberto Fernández, como en la Empresas Argentina de Navegación Aérea, donde aún manda Gabriela Logatto.

Mientras la racionalización sigue adelante, en enero el gobierno nacional se ha visto en la necesidad de auxiliar a solo tres empresas que casualmente están vinculadas al sector transporte.

Una de ellas fue Operador Ferroviario S.E, o sea Trenes Argentinos, a cargo de la operación de las líneas urbanas de pasajeros y servicios de larga distancia. Para fines de enero de 2024, a las arcas de la estatal ferroviaria ingresaron $36.370 millones en concepto por subsidios al transporte. Esta cifra significa un 11,16% del total de lo presupuestado para este año.

Desde Casa Rosada esperan que el reciente aumento de la tarifa del boleto de tren a $130 y las sucesivas actualizaciones que vendrán, reduzca el monto de los subsidios.

También vinculada al transporte, pero de mercancías, Belgrano Cargas y Logística, fue auxiliada enero con $3.932 millones. Conocida como la columna vertebral de cargas de la Argentina, ni Domingo Cavallo en la ola privatizadora del menemismo se animó a transferirla al sector privado y la mantuvo bajo la órbita estatal. Milei, por el contrario, apuesta a su privatización.

Más orientado a lo militar, la Fábrica Argentina de Aviones Brigadier San Martín recibió casi $600 millones, o sea un 10% del total previsto para este año.

A esto se suma el aporte estatal de $16.998 millones al Fondo Fiduciario del Sistema de Infraestructura del Transporte que impulsa proyectos de inversión en el rubro.

Temas relacionados
Más noticias de Trenes Argentinos
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.