Economía circular

Apoyo oficial para pasar del descarte a la reutilización

La economía circular propone, no sólo evitar los desperdicios, sino repensar la manera en la que se producen los distintos productos que forman parte del mercado

Los residuos y la baja recuperación de los desechos de las diferentes industrias de la economía local, son los principales desafíos a los que se enfrentan los organismos gubernamentales que buscan generar un cambio de paradigma.

Analía Flores, directora de Desarrollo Sostenible y Economía Circular del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, explicó que, hoy "vivimos en una economía y un sistema que proponen extracción, producción, consumo y descarte". Sin embargo, propuso virar hacia la economía circular.

"Es un nuevo paradigma. Propone que se piense un producto, desde su concepción, con el objetivo de brindar la mayor durabilidad posible. Es necesario que el producto, una vez que se consume, pueda reinsertarse, ya sea en la misma o en otra cadena de valor". Esto, agregó, "no busca retraer la economía, sino que el fin es dinamizar otros sectores e industrias que, en su concepción, nacieron para resolver cuestiones ambientales".

Así, comentó que el Gobierno de la Ciudad cuenta con una hoja de ruta "que busca hacer circular la mayor cantidad de sectores económicos dentro de la ciudad. Esto comienza con un análisis de la matriz productiva de todos los sectores económicos. Una vez hecho el relevamiento, trabajamos con aquellas industrias que tienen mayor potencial de circularidad".

Así, Flores develó que, actualmente, el gobierno porteño está trabajando en tres cadenas de valor: el sector alimenticio, la industria textil y los residuos de vehículos. En los tres casos, comentó que el objetivo es reducir los desechos para "evitar que se transformen en residuos. En el caso de que así suceda, el fin es recuperarlo, revalorizarlo y convertirlo en otra cosa".

Esta estrategia, contó Flores, fue cocreada con el sector privado. "De nada serviría que desde el Gobierno de la Ciudad estemos pensando en una hoja de ruta que no involucre al sector productivo que es, de alguna manera, el que tiene que transicionar hacia una economía más sostenible, para minimizar su huella ambiental. Desde el sector público propiciamos el ámbito para acompañar al sector privado en esa transición".

A su vez, recordó que la Ciudad de Buenos Aires "tiene un sistema de reciclaje sólido y robusto de muchos años en el que se reutiliza, transforma y revaloriza el papel, cartón, plásticos, vidrios, restos de construcción y demolición, aparatos electrónicos fuera de uso, entre otros".

Y destacó: "Ahora estamos enfocados en la industria textil, los desechos orgánicos y los neumáticos fuera de uso que, al no tener una estrategia delimitada, terminan abandonados o en rellenos sanitarios".

Temas relacionados
Más noticias de Eventos El Cronista

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.