Salud

La forma correcta de pelar el ajo para que active la alicina y sea realmente saludable

El ajo es una especie ideal para limpiar las arterias, mejorar la salud cardiovascular y elimina combate las células cancerígenas.

En esta noticia

 El ajo, una especia venerada desde la antigüedad, ha demostrado ser mucho más que un simple condimento culinario. Enriquecido con polifenoles y compuestos organosulfurados, esta planta se ha erigido como un aliado formidable en la búsqueda de la salud y la prevención de enfermedades.

Numerosos estudios respaldan los beneficios del ajo en la lucha contra enfermedades comunes, incluyendo el cáncer, trastornos cardiovasculares, diabetes y problemas metabólicos

Ajos pelados. Fuente: Archivo.

Sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y reductoras de lípidos lo convierten en un potente agente terapéutico. Además, el ajo ha demostrado eficacia en la protección de la piel, los huesos y otras condiciones de salud.

Colesterol alto | Los mejores métodos naturales para reducir los triglicéridos de forma efectiva

Ni frutas ni verduras: la especia que reduce el colesterol y es eficaz contra el azúcar en sangre

Modulación de biomarcadores del ajo

El consumo de ajo ha demostrado modular múltiples biomarcadores asociados con diversas enfermedades. 

Su combinación con fármacos u otros alimentos ha prolongado sus efectos terapéuticos, destacando su versatilidad en la promoción de la salud, asegura un informe científico de los National Library of Medicine.

Historia y potencial terapéutico

Utilizado con fines medicinales en épocas antiguas para tratar diversas enfermedades, el ajo ha cautivado la atención moderna gracias a sus impresionantes propiedades bioactivas. 

Compuestos como la alicina, ajoeno y saponinas son responsables de sus efectos terapéuticos, incluyendo acciones antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas.

Dato importante a tener en cuenta antes de consumir ajo

A pesar de sus beneficios, el ajo enfrenta desafíos en términos de metabolismo y biodisponibilidad, limitando su uso terapéutico. 

Sin embargo, la investigación continua busca superar estas limitaciones y aprovechar plenamente el potencial curativo del ajo.

Cómo se debe pelar el ajo y usarlo para activar sus beneficios

El ajo emerge como un tesoro nutracéutico con un vasto arsenal de propiedades curativas, pero, para que se activen, el ajo debe macharse o picarse de forma muy fina.

Cómo cortar el ajo. Fuente: Freepik.

Al cortar y machacar el ajo se activan varias sustancias que contribuyen a su máximo potencial nutricional. Estas sustancias incluyen:

Alicina: Un compuesto sulfurado que se forma cuando se machaca o corta el ajo fresco. La alicina es conocida por sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antibacterianas.

Disulfuro de dialilo (DADS): Un metabolito de la alicina que se produce cuando esta se descompone. El DADS también posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

S-alil cisteína (SAC): Otro metabolito de la alicina que se ha asociado con efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

Estos compuestos activos son responsables de muchos de los beneficios para la salud asociados con el consumo de ajo, como la capacidad antioxidante, la reducción del estrés oxidativo, las propiedades antiinflamatorias y el efecto hipolipemiante

Ajo picado para mayor beneficio. Fuente:  Bing AI.

Es importante destacar que la forma en que se prepara el ajo puede afectar la cantidad y la disponibilidad de estos compuestos, por lo que cortarlo o machacarlo antes de su consumo puede ayudar a maximizar sus efectos terapéuticos y beneficios para la salud.

Temas relacionados
Más noticias de Salud