Dieta

El delicioso caldo de huesos rico en calcio y colágeno que ayuda a bajar de peso

Este platillo es perfecto para incluir en la alimentación ya que aporta grandes cantidades de nutrientes beneficiosas para el organismo. Conoce más.

Una dieta saludable y balanceada es aquella que aporta todos los nutrientes que el cuerpo necesita para funcionar de manera correcta. Es así que incluir en las comidas una porción de caldo de huesos puede aportar la dosis de calcio y colágeno que un organismo fuerte.

Oro verde | El jugo natural que ayuda a regular el azúcar en sangre y retrasa el envejecimiento

La fruta olvidada que es rica en potasio, reduce la glucosa y regula la presión arterial

Los cartílagos, la médula ósea y el tuétano del hueso contienen la fuente de la juventud ya que son una alta fuente de colágeno el disminuye su producción natural por parte del cuerpo con el paso de los años. Este es el encargo de aportar vitalidad, elasticidad y firmeza a la piel y músculos.

Por qué tomar caldo de huesos. Fuente: archivo

El caldo de huesos también aporta calcio, magnesio, fósforo, potasio y zinc, importantes para la salud de los huesos, dientes, músculos y sistema nervioso. Se puede preparar con restos de pollo, res o pescado.

Cómo preparar caldo de huesos

Esta preparación se puede consumir sola o como complemento de otras comidas como sopas, marinados de carne, salsas o guisos. Su elaboración es muy simple y se puede conservar en la nevera y en el congelador.

Ingredientes:

  • Huesos de pollo, res, o pescado.
  • Hierbas frescas como el perejil, tomillo o laurel
  • Vegetales como la cebolla, zanahoria o el apio.
  • Agua filtrada
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 200 C° y asar los huesos en una bandeja por aproximadamente 30 minutos. Voltearlos a la mitad del tiempo.
  2. Trozar las verduras ya lavadas en pedazos grandes.
  3. Una vez asados los huesos colocar junto a las verduras trozadas en una olla grande, agregar las hierbas y volcar el agua hasta cubrir todo.
  4. Cocinar a fuego lento por lo menos 6 horas (o más). En caso de formarse espuma retirarla con una cuchara.
  5. Una vez finalizada la cocción condimentar con sal y pimienta a gusto. Retirar las piezas de hueso y las verduras.
  6. Colar el caldo para tener un líquido más claro y sin residuos.
  7. Servir en recipientes para su conservación o consumir en el momento.

Temas relacionados
Más noticias de Salud