Mascotas

Las únicas frutas que pueden comer los perros y no ponen su salud en riesgo

Los perros pueden sufrir diversas enfermedades en caso de consumir frutas que se cuerpo no puede procesar.

En esta noticia

Argentina es uno de los países con más mascotas por habitante, ya que se estima que en el territorio nacional hay unos 17 millones de perros y unos 6 millones de gatos.

En la misma línea, 8 de cada 10 argentinos cuenta con un animal en casa, de los cuales el 63% llega al hogar por adopción. Sin embargo, existen muchos dueños que comparten frutas con sus perros sin saber que podrían causarles un gran daño.

¿Los perros pueden comer fruta?

Las frutas son un aliado clave para mantener óptima la salud de los perros, ya que aportan diversos nutrientes como vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.

Sin embargo, por su alto contenido de fructosa, deben comer porciones racionadas. En caso de perros de tamaño mediano (20 kilos aproximadamente), se aconseja un consumo de 150 gramos diarios.

La cantidad total de frutas puede depender de otros factores como la edad, la salud y reacciones alérgicas, entre otros. Lo más aconsejable es consultar con un veterinario para que la ingesta sea saludable y no genere complicaciones.

¿Cuáles son las frutas que pueden comer los perros?

Existen diversas frutas que son peligrosas para la salud de los perros, la cuales podrían generar complicaciones y enfermedades como: malestar estomacal, daño hepático o renal, convulsiones, intoxicaciones y hasta la muerte.

Los perros pueden consumir los siguientes alimentos:

  • Frutillas,
  • Manzanas,
  • Mandarinas (cantidades moderadas),
  • Sandía,
  • Cerezas,
  • Mango,
  • Arándanos,
  • Peras,
  • Melón,
  • Ciruelas

Se debe evitar a toda costa la ingesta de estas frutas:

Los cítricos como los limones, pomelos y limas pueden ser sumamente perjudiciales, ya que son frutas ácidas que irritan el estómago. En la misma línea, los aceites esenciales que contienen pueden ser muy dañinos.

En la misma línea, se debe evitar el consumo de uvas, ya que son altamente venenosas. Pueden generar vómitos, diarrea y pérdida de apetito. Si el perro las ingirió debe ser asistido por los médicos de forma inmediata.

Temas relacionados
Más noticias de perros
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.