Salud

La investigación científica que reveló la marca imborrable que deja el tabaco en las defensas y el sistema inmunológico de las personas aunque hayan dejado de fumar

Fumar puede dejar consecuencias para toda la vida, aunque dejes de hacerlo.

En esta noticia

Las consecuencias de consumir tabaco en nuestra salud son conocidas por todas las personas, sin embargo, un nuevo estudio científico ha demostrado qué le sucede a nuestro sistema inmunológico, incluso después de haber dejado de fumar. 

Los exfumadores pueden ver comprometida su salud inmunológica. ¿Cómo es posible que la sombra del tabaco continúe oscureciendo la salud mucho tiempo después de haberse deshecho del hábito? Conocé qué dice la ciencia al respecto. 

Las 4 razas de gato que no conviene tener en casa, según la recomendación de un veterinario

Las 3 costumbres japonesas que te pueden ayudar a convertirte en una persona más feliz

Salud: ¿cuáles son los efectos del tabaco en el sistema inmunológico?

Una investigación llevada a cabo por el Instituto Pasteur de París demostró que el tabaquismo tiene un impacto significativo tanto en las respuestas inflamatorias inmediatas como en los mecanismos inmunitarios adaptativos.

 El equipo de científicos sometió muestras de sangre a diversos microbios y examinó las respuestas inmunitarias. Para esto, participaron 1000 individuos sanos de entre 20 y 70 años de edad.

Lo más alarmante de la investigación es que, incluso después de dejar de fumar, los efectos persistieron durante una década o más en algunos casos. Mientras que la respuesta inflamatoria volvió a niveles normales relativamente rápido, la alteración en la inmunidad adaptativa persistió durante 10 a 15 años. 

Fumar debilita el sistema inmunológico, aumentando la vulnerabilidad a las infecciones. (Foto: archivo)

Los científicos especulan que estos efectos prolongados podrían estar relacionados con procesos epigenéticos, es decir, cambios en la expresión génica que no implican cambios en la secuencia del ADN. 

 Los perfiles de fumadores y exfumadores mostraron similitudes, lo que sugiere que el tabaquismo puede inducir cambios persistentes en el sistema inmunológico a través de estos mecanismos. 

Este descubrimiento no solamente muestra las consecuencias de fumar en las personas sanas, sino que también en aquellas que padecen diversas enfermedades, abriendo nuevas vías para comprender y abordar los efectos nocivos del tabaco en la salud humana.

"Si una persona deja de fumar, recupera bien la parte de la inmunidad innata, pero no la inmunidad adaptativa. Esto indicaría que en el sistema inmunitario hay una memoria de haber fumado de forma persistente, lo que tiene una importante implicación, ya que las personas fumadoras pueden desarrollar otras enfermedades como cáncer, autoinmunidad o alergias, o responder de forma anómala frente a infecciones", declaró África González-Fernández, catedrática de inmunología de la Universidad de Vigo.

El sistema inmunitario hay una memoria de haber fumado de forma persistente. (Foto: archivo)

Los 8 sencillos hábitos diarios que te harán lucir una década más joven

La cantidad de bacterias que tiene el objeto que más usamos todos los días y que puede dañarnos la salud

¿Qué otras consecuencias trae en el organismo fumar tabaco?

Además de perjudicar al sistema inmune, como pudimos ver gracias a la investigación realizada, fumar tabaco puede traer muchas consecuencias en nuestra salud. Entre ellas se encuentran: 

  • Aumento del riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, como enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular.

  • Mayor probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón, garganta, boca, esófago, páncreas, vejiga y otros tipos de cáncer.

  • Daño a los pulmones, lo que puede causar enfermedades respiratorias crónicas como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el enfisema.

  • Riesgo elevado de desarrollar enfermedades como la diabetes tipo 2.

  • Reducción de la fertilidad tanto en hombres como en mujeres.

  • Aumento del riesgo de complicaciones durante el embarazo, como parto prematuro, bajo peso al nacer y muerte súbita del lactante.

  • Daño a la piel, causando envejecimiento prematuro y arrugas.

  • Impacto negativo en la salud bucal, como enfermedades de las encías, pérdida de dientes y cáncer oral.

  • Aumento del riesgo de desarrollar enfermedades oculares, como cataratas y degeneración macular relacionada con la edad.
Temas relacionados
Más noticias de ciencia
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.