Salud

Esta es la bebida que no tenés que tomar para no perder la memoria, según un neurólogo

Los neurólogos advierten sobre los efectos perjudiciales de esta bebida en el funcionamiento cerebral.

En esta noticia

La alimentación influye directamente en la salud de nuestro cerebro y puede tener repercusiones importantes, especialmente en la memoria.

Aunque el envejecimiento es un factor clave en la pérdida de capacidades cognitivas, ¡no es el único! Los expertos advierten sobre una bebida en particular que puede ser perjudicial para tu memoria.

Mantener una dieta adecuada es fundamental para preservar nuestras facultades mentales. ¡Descubrí cuál es la bebida  que tenés que dejar de tomar! 

El sencillo hábito diario que no cuesta plata y que ayuda a mejorar la memoria, según los especialistas de Harvard

Cuidá tu cerebro: el síntoma que hay que tener en cuenta para evitar perder la memoria con el envejecimiento

Salud: los peligros de las bebidas que todos consumimos y nos deterioran la memoria

El impacto negativo de las gaseosas en la salud cerebral es una preocupación cada vez más relevante en la sociedad contemporánea.

Expertos como el neurólogo Shaheen Lakhan advierten sobre los riesgos asociados con el consumo excesivo de estas bebidas

El  alto contenido de azúcares simples en los refrescos puede dañar los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro, afectando su funcionamiento y contribuyendo al deterioro cognitivo (Fuente: archivo).

Más allá de su popularidad y disponibilidad generalizada, las bebidas azucaradas están siendo cada vez más reconocidos como una amenaza silenciosa para la salud del cerebro.

"Los refrescos son uno de los peores alimentos para la salud del cerebro debido a la alta concentración de azúcares simples, que dañan los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro", explicó Lakhan en el portal Alimente+.

  • 1. Alto contenido de azúcares simples: las gaseosas son especialmente preocupantes debido a su elevada concentración de azúcares simples.

    Estos azúcares pueden dañar los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro, afectando su funcionamiento y provocando un desequilibrio en los niveles de azúcar en la sangre.

  • 2. Impacto en la memoria y el aprendizaje: el consumo regular de refrescos puede conducir a un deterioro progresivo de la memoria.

    A largo plazo, este deterioro puede desencadenar demencia prematura y accidentes cerebrovasculares, según advierte el neurólogo Lakhan.

  • 3. Efectos agudos y crónicos: el azúcar también puede causar efectos inmediatos en el cerebro, como inflamación, irritabilidad, mal humor y trastornos del sueño.

    Además, a largo plazo, el exceso de azúcar puede contribuir al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y otros trastornos neurodegenerativos, según la agencia nacional de salud pública de Estados Unidos. 

Los efectos agudos del azúcar en los refrescos, como la inflamación cerebral y los trastornos del sueño, pueden tener consecuencias negativas inmediatas en el estado de ánimo y la salud mental (Fuente: archivo).
  • 4. Riesgos de las gaseosas light o zero: incluso las versiones "más saludables" de los refrescos, que se comercializan como bajos en calorías o sin azúcar, pueden ser perjudiciales para el cerebro.

    Los aditivos sin calorías presentes en estas bebidas pueden estresar el cerebro y aumentar el deseo de consumir azúcar real, lo que contribuye a un ciclo perjudicial para la salud cerebral.

  • 5. Impacto silencioso, pero grave: a diferencia de los efectos inmediatos que se pueden notar en el cuerpo, los daños causados por el consumo habitual de refrescos al cerebro son más sutiles pero igualmente preocupantes.

    El estrés que genera el constante suministro de azúcar puede tener consecuencias graves a largo plazo, como accidentes cerebrovasculares y demencia vascular.

  • 6. Consecuencias del flujo sanguíneo interrumpido: los accidentes cerebrovasculares, causados por la interrupción del flujo sanguíneo al cerebro, representan uno de los riesgos más graves asociados al consumo de refrescos.

    Estos eventos pueden provocar daños permanentes en la memoria y el pensamiento, e incluso pueden desencadenar demencia vascular, constituyendo una amenaza seria para la salud cerebral.

Los accidentes cerebrovasculares, causados por la interrupción del flujo sanguíneo al cerebro, representan una consecuencia grave del consumo de refrescos (Fuente: archivo). 

Cuidá tu cerebro: los 4 hábitos diarios que pueden estar afectando tu memoria, según la neurociencia

Mejorar la memoria: 6 acertijos matemáticos para que las personas mayores entrenen el cerebro

Más allá de las gaseosas: los 4 hábitos diarios que pueden estar afectando tu memoria 

En un mundo donde la información abunda, mantener una memoria eficiente es crucial. El profesor Ranganath de la Universidad de California señala cuatro hábitos cotidianos que podrían sabotear nuestro potencial mnemotécnico:

  • 1. Las actividades monótonas: dificultan la formación de recuerdos sólidos al carecer de asociaciones significativas. La interacción social, la exploración y los desafíos nutren nuestra memoria episódica, vital para recordar experiencias pasadas.

    Al romper la rutina, fomentamos la plasticidad cerebral, permitiendo adaptaciones y cambios duraderos en el cerebro.

  • 2. Hacer varias tareas a la vez: tiene un impacto negativo en la corteza prefrontal, crucial para la toma de decisiones. Sobrecargar esta región con múltiples tareas disminuye la eficiencia cognitiva y la concentración.

    Los expertos recomiendan enfocarse en una tarea a la vez para una mejor organización mental y reducir el estrés.

  • 3. No dar prioridad a las horas de sueño: priorizar el sueño en la edad adulta es clave para el bienestar. Aunque las horas de descanso pueden disminuir con la edad, se recomienda dormir al menos siete horas por noche.

    Establecer rutinas saludables mejora la calidad del sueño, fortaleciendo la concentración y el rendimiento cognitivo durante el día.

  • 4. Sentirse seguro de los recuerdos: en la búsqueda de una memoria segura, la confianza puede ser un compañero engañoso. A menudo sobreestimamos lo que recordamos.

    Es esencial desafiarla con pruebas regulares y repasar la información a intervalos. Identificar debilidades nos ayuda a fortalecer nuestra capacidad de retención. La seguridad en los recuerdos requiere constancia y autoevaluación.

Temas relacionados
Más noticias de memoria
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.