¿Paro de transporte?

La interna divide a los gremios ante la amenaza del Gobierno: quiénes frenan y quiénes no

La advertencia del Ejecutivo de Milei de aplicar sanciones si se entorpecen los servicios choca con un esquema de protesta fracturado entre quienes aún apuestan a la contención frente al ajuste y los que ya rompieron lanzas

¿Es un paro de transporte o solo asambleas que podrán demorar -pero no detener- los servicios públicos? Y en todo caso, ¿de qué modo y en qué horarios impactará la medida de fuerza a las y los usuarios que deseen viajar? No hay una sola respuesta porque no todos los gremios tienen planeado actuar de la misma manera durante la mañana del lunes

En primer lugar porque la medida de fuerza convocada para el 6 de mayo no tendrá una única modalidad de ejecución. Y segundo -y razón de lo primero- hay una interna sindical que se evidenció en la previa con comunicados y declaraciones cruzadas frente a las amenazas del Gobierno de aplicar sanciones que divide a quienes buscan una estrategia de contención de quienes ya rompieron lanzas.

"Nunca dijimos que iba a ser un paro", recalcó en más de una oportunidad Sergio Sasia en diálogo con El Cronista. El secretario general de la Unión Ferroviaria y de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) reiteró en la noche previa y ante la consulta de este medio, la intención de presionar al Gobierno desde los 42 sindicatos que integran la plataforma de servicios para revertir sus reformas económicas pero hacerlo sin que pague la gente.

"La idea no es sumarle un problema a los laburantes, jubilados y estudiantes que quieran trasladarse. Debemos generar empatía en la gente que también al está pasando mal y, de hecho, se va a encontrar con nuevas tarifas más caras que pagar", aclaró a este medio. Desde hoy, lunes 6 de mayo, el boleto de todas las líneas de ferrocarriles se incrementó en un 53,84% con una tarifa mínima para las SUBE registradas de $200 mientras que los pasajes de los trenes de larga distancia llegarán hasta los $30.000.

Sasia insistió en la víspera de la medida gremial que los servicios de trenes van a funcionar con normalidad, que hay acuerdo de tres gremios ferroviarios para que las asambleas que realizarán, entre las 9 y las 11, no perjudiquen el normal funcionamiento de las formaciones. Lo mismo dijo que pasará en los subtes que además liberarán molinetes a las y los pasajeros. 

Tampoco los colectivos se verán afectados por la medida: pese a que la UTA formaba parte originalmente de la CATT, rompieron vínculos en 2021, como La Fraternidad, el gremio ferroviario que conduce Omar Maturano. Tienen sí aún pendiente resolver su propia puja con los empresarios del transporte público de pasajeros y una cita ya fijada para el viernes 10 de mayo, un día después del paro nacional convocado por la CGT con respaldo de las dos CTA. La amenaza de un cese de actividades, tras el fracaso la semana pasada de llegar a un punto de acuerdo, no se disipa por completo. 


Qué gremios quieren parar el transporte el lunes 6

Dentro de la CATT no todos piensan igual que Sasia. La semana pasada fue el secretario adjunto, Juan Carlos Schmid, quien ratificó que las asambleas implicarán "una paralización del servicio" por la mañana. De hecho, lo hizo mientras la Secretaría General de la Confederación emitía un comunicado aclarando que la intención no era paralizar los servicios por completo.

"Nunca hubo anuncio de paro, pero sí hay asamblea en el lugar de trabajo, lo que implica una paralización del servicio", explicó el dirigente de los portuarios, buscando cierto equilibrio entre posiciones antagónicas respecto a la profundidad de la medida de fuerza. En la misma línea, ayer Sasia procuró, ante El Cronista, diferenciar el impacto que puede tener la organización de asambleas en los diversos medios de transporte, acorde a su funcionamiento y la modalidad que adopte cada gremio.

Desde dos gremios, casi en simultáneo, reforzaron asimismo la idea de una parálisis en los servicios. Por un lado, los pilotos de APLA reiteraron la realización de asambleas en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery con una conferencia de prensa a las 8. A ellos se sumará la dirigencia nacional de los estatales de ATE en las asambleas de los gremios aéreos en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery, denunciando el impacto del ajuste en la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y la privatización de los cielos. 

En los 24 aeropuertos del país solo se garantizarán servicios mínimos esenciales como vuelos de Estado, sanitarios, emergencias y vuelos en desarrollo, mientras se extiendan las tres horas de asamblea

"Si hay cancelación de vuelos y perjuicios hacia los pasajeros, no será responsabilidad de los trabajadores. Quieren privatizar hasta nuestro cielo y no lo podemos permitir", sostuvo el secretario general de ATE nacional, Rodolfo Aguiar

A la vez, desde Camioneros informaron que el cosecretario general de la CGT y adjunto del gremio, Pablo Moyano, concurrirá al Polo Petroquímico en Dock Sud, en la localidad de Avellaneda, donde se realizará la asamblea desde las 7 de la mañana hasta las 11, "con los trabajadores en los puestos de trabajo con interrupción de servicio de todas y cada una de las actividades representadas por las organizaciones nucleadas en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) para exigir a los senadores el rechazo a la Ley Bases, repudiar el DNU vigente entre otros puntos".

"A full mañana (por hoy) con todas las empresas de combustibles. Y en todas las empresas de camioneros", detalló un dirigente del sindicato que comandan los Moyano ante la consulta de este medio, visiblemente molesto con la postura de la cúpula de la CATT a quienes tildan de pretender "quedar simpáticos" con el poder de turnoMoyano también hablará con la prensa, a las 8.30. 

Camioneros tiene un enfrentamiento particular con el Gobierno. Una relación que no se termina de encauzar pese a la adecuación de las cuotas de aumento a porcentajes más amigables con los topes que pretende el Ejecutivo y la homologación, de su parte, de la última paritaria. En rigor, lo que ve la Casa Rosada en Pablo Moyano es el líder gremial a combatir, una figura equiparable al gobernador bonaerense, Axel Kicillof. Incluso podría endurecerse nuevamente con el sector. 

"Ojalá, de una vez por todas, el Gobierno entienda que este modelo económico no va más", anticipó el líder camionero que calificó las asambleas como "la antesala del paro general del 9 de mayo" que anunció la CGT. 

"Vamos a seguir adelante con el plan de lucha que se aprobó en la CATT y seguramente habrá demoras de servicios de nuestra actividad. Rechazamos el tratamiento que se le va a dar a la ley ómnibus los próximos días en el Senado y la implementación del impuesto al trabajo, que va a afectar a muchos compañeras y compañeros de Camioneros", añadió.

Curiosamente, cuando la CATT se quebró en 2021 -y nació la UGATT como estructura paralela- fue porque algunos dirigentes como Maturano (La Fraternidad) y Roberto Fernández (UTA) tildaron a la dupla Sasia-Schmid como una de ADN moyanista. Hoy Sasia y Pablo Moyano tienen diferencias notables que en gran medida se explican por la situación de sus sectores. 

Al ser consultado por El Cronista, Sasia niega cualquier interna aunque reconoce que "siempre hay miradas diferentes que son parte del debate. Pero hay que apelar a la responsabilidad y generar empatía con la gente". De hecho, los ferroviarios planean también repartir volantes con los que demandan salvar a los trenes de la privatización y que, en vez de ello, el Gobierno nacional vuelva a invertir en los ferrocarriles.

En la media sanción de la Ley Bases, figura en el Anexo la Sociedad Operadora Ferroviaria dentro del grupo de empresas que pueden ser privatizadas o concesionadas. Los ferroviarios mantienen la mesa de diálogo abierta con Jefatura de Gabinete de Nación y la Secretaría de Transporte de Nación para frenar el plan de despidos que circuló a partir de una resolución que solicita a Economía hasta $ 56 mil millones para tres mil indemnizaciones en Trenes Argentinos. Por ahora -afirman desde el gremio- no hay retiros voluntarios ni despidos en marcha.

"Dentro de los 8 puntos resueltos, se dispuso entre otros: acompañar la agenda de la CGT en base a todas las 'acciones' que viene desarrollando y también realizar Asambleas Programadas en todas las actividades del transporte, con el propósito de informar a los cuerpos orgánicos y a trabajadoras y trabajadores, sobre el contexto actual, como así también las gestiones, los reclamos, los avances y la situación de los distintos modos y Empresas de transporte", enfatizó en un comunicado el gremio de Sasia junto a los señaleros de ASFA y los directivos de APDFA.

"En lo que respecta a la actividad ferroviaria y ferroportuaria, los Sindicatos firmantes determinaron que las mismas se lleven a cabo de manera tal, que no impidan el normal funcionamiento de los servicios de trenes, tanto de pasajeros como de cargas", destacó el comunicado.

Otro documento, esta vez con la firma del Sindicato de Dragado y Balizamiento, la Federación Camioneros, Aeronavegantes, Guincheros, SOMU, Taxistas, Metrodelegados, los motoqueros de ASIMM, los marítimos de SEAMARA y el Sindicato de Trabajadores de Vialidad, ratificó la decisión de "realizar asambleas en los puestos de trabajo con interrupción de servicio de todas y cada una de las actividades representadas por las organizaciones nucleadas en esta Confederación, el día lunes 6 de mayo de 8 a 11 horas".

"Estará afectado todo el sector terrestre, portuario, aéreo, los metrodelegados", insistió el sábado Schmid en diálogo con la AM 990. Y puntualizó que en las asambleas se discutirán cuatro "puntos atentatorios de la actividad sindical, falta de negociación paritaria, Ganancias y jubilaciones". "En el caso del Transporte, el tema de Ganancias paraliza todas las actividades. Es clave este punto", reforzó.

Consultado al respecto, desde el Gobierno se negaron a emitir comentarios, pese a que la semana pasada desde la Casa Rosada se llegó a amenazar con sanciones en una de las conferencias matinales de la Vocería presidencial. En rigor, parte de la estrategia de la conducción de la CATT que se inclina por no frenar los servicios con la realización de asamblea va en línea con neutralizar la jugada de una declaración de ilegalidad que podría incluir multas.

El mega DNU 70/2023 rechaza la posibilidad de realizar asambleas que entorpezcan el normal funcionamiento de los lugares de trabajo y afecten, en consecuencia, la voluntad de quienes deseen seguir trabajando. Forma parte del capítulo cuestionado -y puesto en pausa- por la Justicia.  

Temas relacionados
Más noticias de Paro de transporte

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.