Ley Bases

El nuevo plazo que se fijó el Gobierno tras la salida de Zago y un posible viaje en medio de las negociaciones

El Ejecutivo de Javier Milei busca pulir el articulado del proyecto para así asegurarse la menor cantidad de rispideces en el tratamiento legislativo. La dinámica del bloque de LLA bajo la tutela de Bornoroni y la relación con los gobernadores.

En esta noticia

Mientras el bloque de La Libertad Avanza se reordena, el Gobierno de Javier Milei demora la conformación del plenario de comisiones de la Cámara de Diputados donde se tratará la Ley Bases a la espera de recibir el visto bueno de los bloques opositores sobre el articulado del proyecto y así asegurarse que el tratamiento en el pleno del recinto sea favorable.

El nuevo panorama del Gobierno con la Ley Bases

El nuevo borrador del megaproyecto de ley fue enviado el martes pasado a los bloques dialoguistas y a la mayoría de los gobernadores que condicionan los números para las aprobaciones en ambas cámaras del Congreso. 

A diferencia del primer tratamiento que se hizo en los meses de enero y febrero, el oficialismo encaró el proceso de pulido de los artículos de una manera menos caótica: tuvo diversas audiencias formales con alfiles legislativos de la oposición y mandatarios provinciales para pactar cuestiones nodales para el Presidente.

La más significativa de todas ellas es la reconversión de las escalas del impuesto a las Ganancias (ahora llamado Ingresos Personales; que irá en el paquete de Medidas Fiscales), que tuvo la venia de un segmento significativo de los gobernadores, aunque todavía es resistido por la Región Patagónica, que consta de seis provincias. 

En paralelo, con sus matices particulares, las empresas públicas puestas a privatizar tienen adhesión de los bloques dialoguistas (como PRO, UCR y HCF), al igual que las cuatro facultades delegadas que pide el jefe de Estado.

A diferencia de la primera Ley Bases tratada en Diputados, esta cuenta con la depuración de normas de esa anterior instancia y con mayores consensos producto de una mayor vocación de diálogo que se autoimpuso el propio Gobierno: en las diferentes mesas que mantuvieron hubo una conformación que se repitió en la mayoría de las veces, el ministro del Interior, Guillermo Francos; el jefe de Gabinete, Nicolás Posse; y el asesor presidencial Santiago Caputo.

Francos y Posse comandan las reuniones que atañen a la Ley Bases. Entre las sombras también está Santiago Caputo, el asesor presidencial.

Aunque pasó casi una semana del envío del borrador del proyecto de ley que se tratará en el plenario de comisiones, la Casa Rosada aún no cuenta con una devolución formal de parte de los equipos técnicos de los bloques legislativos y las provincias. Desde ambas bandas reconocen diálogos informales, pero no se anoticiaron eventuales cambios en apartados clave: Régimen de incentivo para grandes inversiones (RIGI), Defensa de la Competencia y Desregulación Económica todavía no cuentan con los votos.

La gran diferencia que tendrá este nuevo proyecto es que incluirá la reforma laboral. Sobre la base de esas medidas que había publicado el Gobierno en el DNU 70/23 (actualmente paralizado en la Justicia), el oficialismo le ofreció a la UCR que adecuen la legislación para que pudiera ser tramitado en el Congreso sin inconvenientes.

La devolución se dio a conocer días atrás y es incluso más severa que la reforma libertaria: contiene la eliminación de las cuotas solidarias, la principal medida rechazada por todo el sindicalismo, debido a que es vital para el sostenimiento financiero de los sindicatos. 

Para evitar una complicación en las relaciones entre ambos y evitar trabas en la votación parlamentaria, el Ejecutivo se comprometió a eliminar ese apartado y no será incluido en la Ley Bases. Las multas por mala registración y la declaración de ciertos ámbitos como servicio esencial para reducir el impacto de las huelgas, en cambio, mantendrán curso legislativo.

El cronograma de la Ley Bases y el nuevo liderazgo de Bornoroni

¿Cuándo se dispondrá a tratar todas estas cuestiones el oficialismo? Todavía impera la incógnita, aunque la mayoría de las respuestas que brindaron diputados libertarios en diálogo con El Cronista es que la Ley Bases no se tratará hasta después de esta semana.

Esta decisión, fundamentan, se da por la presunción de que la discusión legislativa será mucho menor y que el dictamen se sacará en menor tiempo. El objetivo es la media sanción antes de que termine el mes, para llegar con la ley aprobada antes del Pacto de Mayo.

Además de ultimar detalles del articulado, el bloque de La Libertad Avanza buscará reacomodarse de la traumática semana que transitó a raíz del desplazamiento de Oscar Zago como jefe de bloque y el conflicto por el intento de nombramiento de Marcela Pagano como presidenta de Juicio Político. Esta semana se constituirán otro puñado más de comisiones.

El diputado nacional por Córdoba, Gabriel Bornoroni.

El flamante líder de bancada, Gabriel Bornoroni, cuenta con el aval de la secretaria general de la Presidencia, Karina Milei, y del titular de la Cámara de Diputados, Martín Menem. Amparado implícitamente por estos dos, el cordobés ya había tenido un primer intento para destituir a Zago, pero no contenía los avales de los diputados del bloque para hacerlo.

Bornoroni no era considerado un líder natural dentro del bloque. Si bien tuvo un rol protagónico como presidente del plenario de comisiones de la primera Ley Bases, hay quienes todavía miran expectantes a ver si surge alguna "condición política" de su parte. 

Aun así, deslizan que el estilo apacible del diputado puede ser virtuoso al respecto de la conducción de Zago, que ahora lidera el bloque del MID (con el bonaerense Eduardo Falcone y la cordobesa María Cecilia Ibáñez) y que espera actuar bajo el paraguas de un virtual interbloque con LLA.

El posible viaje de Francos

El ministro del Interior fue invitado días atrás a asistir al acto de asunción del gobernador Maximiliano Pullaro como presidente pro tempore de la Región Centro, el bloque de integración regional conformado por las provincias de Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe. La actividad principal se dará este martes en Paraná para luego trasladarse a la ciudad de Santa Fe, donde habrá posibilidades de mantener reuniones formales.

El gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, estará al frente de la Región Centro.

Aunque desde el Gobierno no termina de confirmar su presencia, se trata de una última oportunidad para conversar con Pullaro, Rogelio Frigerio (Entre Ríos) y Martín Llaryora (Córdoba) sobre cuestiones clave que atañen a las provincias como los fondos públicos para obras públicas, salud y educación que cortó Nación; la hidrovía y políticas para el sector de los biocombustibles, uno de los apartados que aparece en la Ley Bases y que es mirado con especial atención por esos gobernadores.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.