Zoom editorialExclusivo Members

País pendular: superávit financiero y pérdida de empleos en la industria

El Gobierno contó con dos noticias opuestas pero que de alguna manera tienen hilos comunicantes. Por un lado, logró, otras vez, superávit financiero, situación que enorgullece al presidente, Javier Milei. Pero al mismo tiempo se conocieron datos lapidarios de la Unión Industrial Argentina (UIA) y donde se marca que la actividad industrial se derrumbó un 14,2%.

Es cierto que Milei aclaró antes de sentarse en el sillón de Rivadavia que a la Argentina le esperaban tiempos duros. Milei decía básicamente que la "fiesta había que pagarla" y quién la iba a pagar era la casta.

Javier Milei

Pero cuando la industria muestra esos números hay que dudar si realmente el ajuste lo paga la casta (perdiendo beneficios), o lo paga la gente perdiendo el empleo,

"Los datos se explican por la mayor cantidad de días hábiles y la normalización de cuestiones puntuales que habían atravesado algunos sectores en marzo. Igualmente, se trató del onceavo mes de caída interanual consecutiva. El primer cuatrimestre acumuló una baja de 12,4% interanual y, según la UIA, los datos de mayo reflejan que persiste la caída interanual. En la serie mensual, podría observarse un amesetamiento o leve caída.

Los datos del mes estuvieron afectados por las dificultades en el comercio con Brasil por las inundaciones en el sur de ese país. En este marco, hubo bajas pronunciadas en el sector Automotor (-27,9%), en Despachos de Cemento (-27,1%) y en los patentamientos de maquinaria agrícola (-22,9%). La demanda de energía eléctrica de Grandes Usuarios Industriales volvió a caer significativamente (-11,3%). En cuanto al intercambio comercial con Brasil, se registró una caída en las importaciones (-42,8%), y las exportaciones (-3,9%)", aclaró la UIA y según publicó NA.

Con los números en carpeta, los analistas comprueban que más allá de la situación de Brasil, contar con superávit tenía como contrapartida una mayor recesión (la Argentina venía en caída también con el gobierno de Alberto Fernández).

¿Es bueno tener superávit? La respuesta es lógica, sí. Lo que hay que preguntar es si la única forma de contar con superávit es poniéndole un freno de mano a la industria.

Porque la caída de la actividad industrial tiene un efecto directo en los trabajadores: se perdieron 4881 puestos en el mes y ya se acumula una baja de 15.357 respecto de agosto de 2023.

Los números del empleo no pueden pasar por alto. Hay que apuntar al superávit, no hay dudas, pero hay que cuidar el empleo. La Argentina no es un país rico, es un país con recursos naturales ricos, no se puede dar el lujo de perder miles de empleo de un día para el otro, porque luego, recuperarlos es una tarea titánica y muchas veces imposible.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei
Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • CA

    Carlos Adjoyan

    Hace 5 minutos

    El ajuste necesario, imprescindible, e impostegable de la economía argentina es obvio que lo pagaremos todos, algunos más, otros menos, pero la fiesta del descontrol y corrupción de las ultimas decadas hay que pagarla. Como en cualquiera de nuestros hogares..... Seamos ciudadanos adultos y responsables por una vez, mas alla de las simpatías políticas y pensemos en nuestros hijos y en los futuros argentinos. Fuimos complices hasta acá por acción u omisión de la decadencia, hagamos un esfuerzo en redimirnos y trabajar para el futuro. Seguramente habrá mas sacrificios pero es el costo de nuestras conductas del pasado.

    Responder