Opinión

La moral cotiza en alza

La moral es fundamental para el deporte. Sin ese ingrediente, la competición carece de sentido y el deporte, como industria, está en peligro. Los problemas de este tema son amplios, diversos y de gran importancia. Las amenazas pueden estar relacionadas específicamente con la competición, como el amaño de partidos, o con el deporte de otras maneras, como la protección de los niños en el entorno deportivo, la corrupción y la inclusión. Lo que está claro es que el deporte se enfrenta a una amenaza de integridad muy real y tangible a muchos niveles; y que gran parte de las estrategias destinadas a defender y salvaguardar el deporte son difíciles de revisar.

¿Qué significa hablar de integridad?

La integridad se refiere a la cualidad de ser honesto, ético y tener principios morales sólidos. Una persona íntegra actúa de manera coherente con sus valores y principios, mostrando honestidad, rectitud y sinceridad en sus acciones y decisiones. La integridad implica la adhesión a un código ético o moral, incluso cuando nadie está observando, y es un aspecto fundamental en la construcción de la confianza y el respeto en las relaciones personales y profesionales.

Más allá que el deporte es un sector especialmente mediático, no solo el fútbol, amplifica cualquier información, y si bien es vital salvaguardar la integridad del mismo, también la percepción pública que existe de nuestros actos. El tenis es uno de los deportes con mayor número de escándalos de corrupción. Este año, cinco jugadores fueron declarados culpables por amañar resultados, según lo anunció la Agencia Internacional de Integridad en el Tenis (ITIA). Las penas están relacionadas con un caso criminal que se dio en Bélgica que terminó con Grigor Sargsyan, líder de una banda internacional de apuestas ilegales y recibió una sentencia a cinco años de prisión.

Las empresas que patrocinan el deporte son un elemento clave en la economía mundial y una razón fundamental para el desarrollo de la práctica profesional y amateur alrededor del mundo, sin embargo, muchas de ellas vinculan su nombre y su reputación con organizaciones deportivas que suelen ser rehenes del mal desempeño de sus dirigentes y deportistas.

Los temas que más se deben trabajar son: abusos, acoso, género (no pueden competir hombres y mujeres entre si), racismo, violencia social, bullying y grooming, match fixing y ludopatía (prevención/detección/proceso), además de la inclusión (adultos mayores y discapacidad) y la salud mental de los fútbolistas.

El interés y crecimiento de este tema se produce a nivel mundial y se replica en Argentina. Recientemente se organizó el VIII Congreso Internacional de Ética y Compliance, organizado por la Asociación Argentina de Ética y Compliance, por primera vez, hubo espacio para hablar de integridad y compliance en el fútbol. 

Diego Esteban Ares (Especialista en Integridad Deportiva, advisor del International Centre for Sport Security) fue quien dio los primeros "tips" para incorporar a los profesionales de la AAEC al ambiente del fútbol. "El fútbol ingresa en una nueva era donde la integridad es la base para lograr la estabilidad de la industria. Sin procesos de integridad la industria se degrada y se sume a valores retóricos o al simple "folcklore". Los procesos de integridad deben ser parte de toda estructura del ecosistema".

El escándalo de corrupción de las apuestas online sacudió al fútbol brasileño, cuando ocho jugadores de distintos clubes de primera división fueron encontrados culpables de manipular acciones de juego a cambio de dinero. Entre ellos se encuentra el argentino Kevin Lomónaco que reconoció haberse hecho amonestar adrede a cambio de 70 mil reales (aproximadamente 13 mil dólares), de los cuales dice haber cobrado solo el 30% y por lo que fue duramente sancionado por el Tribunal Superior de Justicia Deportiva de Brasil, por lo que no podrá jugar por 380 días y además tendrá que pagar 25.000 reales como multa económica.

De todos modos, si bien los focos están en las categorías superiores, según los expertos en el tema, las categorías inferiores suelen ser más permeables a este tipo de situaciones, por las carencias económicas de los jugadores.

Latinoamérica es hoy uno de los principales mercados para las casas de apuestas, una legislación más permeable y un fútbol con mucha audiencia a nivel internacional pero más barato para corromper hacen del fútbol de esta parte del mundo un mercado más que apetecible.

Mientras que en Europa, en una declaración adoptada el 27 de septiembre de 2023, el Comité de Ministros del Consejo de Europa invitó a los estados miembros y a las organizaciones deportivas a "promover la transparencia, la responsabilidad, la democracia y un comportamiento ético en el deporte, lo que incluye la creación de sistemas de gobernanza sólidos, políticas en materia de conflictos de intereses, mecanismos de protección de los denunciantes, investigación y persecución eficaces de la corrupción, de la manipulación de las competiciones, de la violencia y de otras infracciones de los derechos humanos y del Estado de derecho en el contexto deportivo". Esta declaración es el resultado de serias preocupaciones derivadas de las "amenazas a la integridad del deporte en constante evolución" y de una firme voluntad de "combatir efectivamente las diferentes amenazas y garantizar competiciones justas y limpias a todos los niveles".

En Argentina se está armando un proyecto "Pacto global del deporte", donde las entidades y empresas deberán tener el sello de entidades con un enorme prestigio y confiabilidad, como son Naciones Unidas e Interpol. Esto le dará una mayor transparencia y seguridad juridica a las inversiones que lleguen desde el extranjero.

Temas relacionados
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.