Zoom editorialExclusivo Members

El reseteo ministerial, un nuevo punto de apoyo para el segundo semestre

La Ley Bases dejó de ser el objeto de una negociación. En los últimos días se volvió un engranaje de la gestión, que el propio presidente Javier Milei utilizó como disparador para concretar una reforma en su gabinete..

La elección de Guillermo Francos en reemplazo de Nicolas Posse no es casual. Se trata del funcionario que logró llevar la antorcha de uno de los proyectos fundacionales del Gobierno a lo largo de estos meses. Hoy estaba prevista su visita al Senado para asegurar el derrotero del proyecto en esa cámara. Está claro que a la luz de su nueva situación, su aprobación no puede ser un tema de discusión.

Es que el destino de la Ley Bases dejó de estar atado a lo pedían los senadores o los gobernadores. La sensación que primó desde la semana pasada es que el acuerdo para su sanción llegará más temprano que tarde, y se pagará el costo que sea necesario para lograrlo. La Casa Rosada ya tiene decidido que se completarla con otras normas o decretos.

Es difícil evaluar en qué momento la relación entre Milei y su amigo Nicolás Posse sufrió un desgaste irreparable. Lo que sí predomina es la sensación de que con el cambio comunicado ayer el Gobierno busca encontrar un formato de gestión más dinámico y eficiente.

Esa mejora anhelada en el funcionamiento del Ejecutivo excede el hecho de que todavía haya numerosos cargos vacantes en posiciones jerárquicas del Estado. Hay una cuestión de diseño en la que se combinaron el reparto de tareas diseñado en noviembre, cuando Posse y los hermanos Milei pensaron el nuevo gabinete, y el casting original de funcionarios. Francos deberá ahora liderar un nuevo reseteo. De hecho su cartera, Interior, pasará a ser secretaría. Tendrá que darle forma también a la cartera que asumirá Federico Sturzenegger 

La Jefatura de Gabinete es un área pesada, que debe coordinar y darle impulso a la gestión, algo que sucedió a medias porque el poder de Milei empezó a fluir por las dos principales colectoras del Ejecutivo, Karina Milei y Santiago Caputo. Su función complementaria es comunicar los objetivos, tarea que Posse no llegó a cumplir nunca por su decisión de mantener un excluyente bajo perfil.

¿Por qué la coyuntura hoy favorece este cambio? Porque después del dato positivo de mayo, en el que se logre un nuevo descenso de los precios, es probable que la inflación navegue en un ritmo de 5% (su descenso será más lento) y el fin del cepo no llegue hasta el tercer trimestre. En ese ensamble, mover el gabinete será una forma de resolver problemas y darle una nueva dosis de oxígeno a las expectativas.

Temas relacionados
Más noticias de Ley Bases
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.