Salud y bienestar

Adiós arrugas: el remedio casero que produce más colágeno, cuida la piel y la deja firme y tersa

Una preparación fácil y de pocos ingredientes que promueve la producción de colágeno y combate las arrugas

En esta noticia

Los productos y tratamientos faciales están cada vez más caros y para muchos, se han vuelto un lujo al alcance de pocos. El paso de los años, la exposición solar, la mala alimentación y una hidratación deficiente pueden envejecer la piel de forma prematura. 

Lo cierto es que, por más intentos de aceptar las manchas y arrugas en el cutis, estas muchas veces impactan en la autoestima. Más aún cuando aparecen sin aviso previo y se profundizan con el paso del tiempo.


La miel cruda contiene vitaminas, enzimas, antioxidantes y minerales.

El remedio antiarrugas: ¿de qué se compone la fórmula?  

Miel y bicarbonato son los dos ingredientes que integran la mezcla para tratar las arrugas del rostro y mantener la limpieza de la piel. 

La miel cruda, que todavía no fue sometida a procesos de calentamiento y filtrado, conserva todos sus beneficios tales como vitaminas, enzimas, antioxidantes y minerales

El bicarbonato de sodio potencia la acción de la miel con sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, recomendables para el tratamiento del acné y la preservación de la piel.

El objetivo es promover la producción de colágeno y elastina, la cual se encarga de la elasticidad de la piel. Estas dos proteínas también son elementos claves en la formulación de productos cosméticos diseñados para preservar la salud y el aspecto.

El cuerpo produce de manera natural estos dos componentes. Sin embrago, con el paso del tiempo, la cantidad comienza a disminuir significativamente y, se empiezan a notar en el rostro pequeñas líneas de expresión y falta de firmeza.

Paso a paso: como hacer la mezcla en casa

Para empezar, es necesario tener dos cucharadas de bicarbonato y una de miel cruda. Además, la piel debe estar limpia y seca para asegurar una buena hidratación previa.

  1. En un recipiente mezclar las dos cucharadas de bicarbonato de sodio y la de miel hasta obtener una pasta homogénea.
  2. Una vez lista la preparación, aplicarla sobre la piel limpia y seca, evitando el área de los ojos.
  3. Dejar actuar durante 10-15 minutos.
  4. Con movimientos circulares, masajear la mezcla sobre el rostro para que las propiedades exfoliantes de ambos ingredientes hagan más efecto.
  5. Cuando finaliza el tiempo, enjuagar el rostro con agua tibia.
Temas relacionados
Más noticias de colágeno

Las más leídas de Clase

Destacadas

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.