Salud y bienestar.

Ni yogur ni ciruela: el té repleto de magnesio que mejora la digestión y combate el insomnio

La infusión también ayuda a reducir los niveles de estrés y promueve la relajación. Cómo hacerlo.

En esta noticia

El  es una de las infusiones más populares del mundo. Sus beneficios para la salud son varios y las opciones de sabores, infinitas. 

Antiguamente considerado el té de los pobres, el té kukicha ganó popularidad en los últimos años por sus propiedades alcalinizantes y su riqueza en minerales y antioxidantes.

¿Qué es la kukicha?

Las ramas de la planta deben dejarse madurar por al menos 3 años antes de ser consumidas (Freepik)

Kukicha es una palabra japonesa que viene de los términos "kuki" (rama o tallo), y "cha" (té). Y es que el té kukicha, a diferencia de otros tipos de té, se elabora con los tallos o ramas de la planta Camellia sinensis y no con las hojas.

En sus inicios, el té se creó con el objetivo de aprovechar las ramas y los tallos que quedaban después de producir diferentes tipos de tés verdes. Para producirlo, los tallos se cocinan al vapor, se secan y se dejan reposar.

De color amarillo claro, el té kukicha es diferente al de la mayoría de los tés verdes. Es dulce, suave y con un sabor almendrado.

Propiedades y beneficios

Tanto el té como el café aportan cafeína, aunque el primero en menor cantidad. En el caso de la kukicha, su contenido en cafeína es 10 veces menor que en el café, por lo que tiene un efecto calmante que ayuda a reducir el estrés y la ansiedad.

  • Propiedades alcalinizantes: su PH es más alto que el del agua, lo que ayuda a neutralizar la acidez y favorece la digestión. 
  • Probiótico: promueve el crecimiento de bacterias saludables en el intestino. 
  • Rico en antioxidantes: ayuda a reducir la inflamación y protege las células contra la oxidación.
  • Aporta minerales: como el zinc, manganeso, calcio, potasio y magnesio; importantes para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmune.

Té de kukicha: cómo prepararlo

En aproximadamente 10 minutos, con una cucharadita de kukicha y 250 mililitros de agua por taza, ya está listo el té japonés. 

Aunque suele tomarse caliente, también se puede disfrutar frío y, gracias a su bajo contenido en cafeína, es una buena opción para relajarse por la noche.

  • Calentar el agua hasta que esté a punto de hervir, alrededor de 80-90°C. Es importante no dejar que hierva por completo para no quemar el té y preservar sus propiedades.
  • Colocar la cucharadita de té kukicha en una tetera o taza.
  • Verter el agua caliente sobre el té.
  • Dejar actuar durante 2-3 minutos. El tiempo puede variar según la intensidad de sabor que se desea.
  • Colar el té para retirar las ramas y hojas.
  • Servir el té en una taza y disfrutarlo.
Temas relacionados
Más noticias de

Las más leídas de Clase

Destacadas

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.