Salud

Caldo de la eterna juventud: la sopa de huesos más eficaz para estimular la producción de colágeno

El colágeno presente en el caldo de huesos puede contribuir a mejorar la elasticidad y la apariencia de la piel, reduciendo la aparición de arrugas y líneas finas

En esta noticia

Históricamente, el caldo de huesos fue apreciado tanto por su riqueza nutricional como por sus propiedades medicinales, conocido por fortalecer las articulaciones, mejorar la digestión y fortificar el sistema inmunológico, entre otros beneficios.

Aunque algunas personas cuestionan si hay alguna proteína animal que proporcione colágeno de mayor calidad, pero la verdad es que todas ofrecen dosis significativas.

¿Cuáles son los huesos con mas proteínas?

La carne de res suele liderar en la producción de colágeno, especialmente en áreas como los cartílagos, la médula ósea y el tuétano, donde este componente es más abundante. 

Aunque el cerdo también ofrece un aporte significativo de colágeno, la res se considera una elección preferida debido a su menor contenido de grasa en comparación.

Después de la res y el cerdo, el pollo emerge como una opción viable, especialmente al emplear partes como las patas y las piernas, que son ricas en colágeno.

Por último, aunque el pescado es una opción válida, su contribución de colágeno puede ser menor, ya que carece de las articulaciones presentes en los mamíferos.

¿Cuáles son los beneficios del caldo de huesos?

El doctor Carlos Jaramillo compartió valiosos conocimientos en su canal de YouTube, ofreciendo una visión detallada de los beneficios asociados al consumo de caldo o concentrado de huesos. 

  • Promoción de la salud articular: el caldo de huesos contiene colágeno y otros nutrientes que pueden ayudar a mantener la salud de las articulaciones y reducir la inflamación.
  • Fortalecimiento de huesos y dientes: su alto contenido en minerales como calcio, magnesio y fósforo contribuye al fortalecimiento óseo y dental.
  • Apoyo a la salud digestiva: el caldo de huesos puede ayudar a mejorar la digestión y la salud intestinal gracias a su contenido en aminoácidos y gelatina, que pueden promover la reparación de la mucosa intestinal.
  • Estimulación del sistema inmunológico: algunos estudios sugieren que los nutrientes presentes en el caldo de huesos pueden tener efectos positivos en el sistema inmunológico, ayudando a combatir infecciones y enfermedades.
  • Beneficios para la piel: el colágeno y otros compuestos presentes en el caldo de huesos pueden contribuir a mejorar la elasticidad y la apariencia de la piel, reduciendo la aparición de arrugas y líneas finas.

¿Cómo preparar el caldo de huesos?

Ingredientes:

  • Huesos de calidad: ya sea de res, pollo, cerdo o pescado, se recomienda seleccionar huesos de animales criados de manera orgánica y alimentados naturalmente para garantizar un caldo rico en nutrientes.
  • Vegetales frescos: cebolla, zanahoria, apio y perejil son los clásicos acompañantes que añaden sabor y profundidad al caldo.
  • Hierbas aromáticas: romero, tomillo y laurel son opciones populares para realzar el bouquet del caldo.
  • Agua filtrada: el elemento base que servirá de vehículo para extraer los sabores y nutrientes de los ingredientes.
Caldo de huesos

  Procedimiento:  

  1. Lavar y cortar los vegetales en trozos grandes. Si se desea, se pueden asar ligeramente los huesos en el horno para potenciar su sabor antes de agregarlos al caldo.
  2. Colocar los huesos en una olla grande y cubrir con agua fría. Llevar a ebullición y luego reducir el fuego para mantener un hervor suave.
  3. Durante los primeros minutos de cocción, es común que se forme espuma en la superficie del caldo. Este paso consiste en retirarla con una cuchara para obtener un caldo limpio y claro.
  4. Una vez desespumado, incorporar los vegetales y hierbas aromáticas a la olla. Dejar cocinar a fuego lento durante varias horas para permitir que los sabores se mezclen y los nutrientes se liberen.
  5. Pasado el tiempo de cocción, retirar la olla del fuego y dejar que el caldo se enfríe ligeramente. Luego, colarlo a través de un colador fino para eliminar los sólidos y obtener un líquido limpio y sedoso.
  6. Una vez filtrado, el caldo puede ser almacenado en frascos de vidrio en el refrigerador por varios días o congelado para conservarlo por más tiempo.
Temas relacionados
Más noticias de Salud

Las más leídas de Clase

Destacadas

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.